Ácido silícico y mejora del suelo

Plantas fuertes y sanas gracias al ácido silícico (silicio) y a que la tierra y las raíces no se pegan. Perfecto para el cultivo de plantones y en lechos elevados

La ceniza de cáscara de arroz tiene varias ventajas que la convierten en una opción atractiva para la horticultura:

  1. Mejora del suelo: La ceniza de cáscara de arroz puede mejorar la estructura del suelo, especialmente si éste es pesado y arcilloso. Ayuda a favorecer el aflojamiento y la aireación del suelo.
  2. Aporte de nutrientes: La ceniza de cáscara de arroz contiene diversos nutrientes como potasio, fósforo, calcio y magnesio. Estos nutrientes pueden ser absorbidos por las plantas y contribuyen al desarrollo sano de las raíces y las plantas.
  3. Regulación del pH: La ceniza de cáscara de arroz tiene la capacidad de aumentar el pH del suelo. Esto puede ser especialmente beneficioso en suelos ácidos, ya que muchas plantas prefieren un pH entre ligeramente ácido y neutro.
  4. Protección contra plagas y enfermedades: La ceniza de cáscara de arroz puede tener un efecto disuasorio sobre ciertas plagas como las babosas. También puede ayudar a reducir las infecciones fúngicas y algunas enfermedades del suelo.
  5. Almacenamiento de agua: La ceniza de cáscara de arroz tiene una estructura porosa que puede contribuir al almacenamiento de agua en el suelo. Esto puede ayudar a retener la humedad para las raíces de las plantas durante más tiempo, reduciendo la necesidad de riego.
  6. Mejora de la aireación: Añadir ceniza de cáscara de arroz al suelo puede mejorar su permeabilidad y favorecer la aireación. Esto es importante para mejorar el suministro de oxígeno a las raíces y favorecer su crecimiento.

La ceniza de cascarilla de arroz está compuesta principalmente por minerales de silicato como el dióxido de silicio (SiO2), que suele constituir la mayor proporción. Otros minerales de silicato que pueden aparecer en menor cantidad son los silicatos de aluminio, como el feldespato, y los minerales de arcilla.

Además, la ceniza de cáscara de arroz también contiene otros minerales como óxido de potasio (K2O) y óxido de calcio (CaO), que se producen al quemar la cáscara de arroz. Estos minerales son nutrientes importantes y contribuyen al efecto fertilizante de la ceniza.